País Vasco

Visita a las Salinas de Añana

Tres colores marcan mi visita  a este espectacular paraje en la provincia de Álava; un gris parduzco de una madera de pino desgastada por los siglos, un blanco níveo, el de la sal de Añana que vista de lejos pareciera un paisaje nevado y como no, el color característico de Euskadi, el verde. Todo ello forma el singular paisaje de el Valle Salado de Añana a 30 km. de Vioria (Álava).

Una visita cargada de historia, acompañados por Eneko, un guía que nos contagió su pasión por el Valle,  y en la hora y media  que dura la visita nos explicó con toda clase de detalles el proceso de obtención y la evolución de las salinas a través de los siglos.

Doscientos millones de años han pasado desde que un mar cubriera estos parajes, de eso poco queda, a excepción de un bichito prehistórico llamado Artemia,  crustáceo endémico del Valle, que ha evolucionado y se ha adaptado a través de los siglos, habiendo  sido testigo directo de las idas y venidas de los salineros.

Ya se tiene constancia de la explotación del valle antes de la llegada de los romanos, gracias a restos encontrados de vasijas de arcilla, usadas por los primeros salineros, los cuales usaban el fuego para su obtección. Pero con la llegada de los romanos en el siglo II A.C.,  se transforma el sistema de explotación, de esa época se conservan pequeños acueductos de madera de pino, llamados «rollos», que conducen  el agua hasta plataformas donde se obtiene la sal mediante la evaporación del agua por el sol y así se mantiene prácticamente hasta el día de hoy.  En la época medieval estas salinas alcanzaron su esplendor gracias al mercado de la sal pero con el paso del tiempo llega un periodo de decadencia, el mercado de la sal se liberaliza  y hace que el precio baje considerablemente,  las salinas son abandonadas y la gente se instala en otros lugares buscando un futuro mejor.

Por eso es tan importante el proyecto de recuperación que se ha puesto en marcha de las salinas, esto hace que podamos disfrutar de un paisaje espectacular cargado de historia y a la vez de una sal de una calidad extraordinaria que se sigue produciendo de una forma artesanal, de hecho se produce en los meses de primavera y verano que son los que permiten una evaporación de manera natural primando mas la calidad que la cantidad. Una sal que ostenta la distinción de Producto Baluarte de Slow Food, un exclusivo club del que sólo forman parten cuatrocientos productos en todo el mundo y solamente diez son Españoles.

Se producen de forma natural y ecológica cuatro tipos de sal: la sal mineral de manantial, las escamas de flor de sal, la sal líquida y el chuzo de sal, producto único que surge por efecto de pequeñas filtraciones de agua salada de los entramados de madera y que gota a gota va creando una estalactita de sal de una calidad excepcional muy apreciada por los cocineros con estrella Michelín.

También producen otras sales gourmet con sabores; sal mineral con aceitunas, con finas hierbas, sal de vino, con cayena o con tomate, son algunas de las sales que ofrecen al mercado.

Completamos la visita con una cata curiosa, donde pudimos apreciar texturas y sabores de distintos tipos de sal, incluso probamos el famosos chuzo de sal, tan cotizado.

No abandonamos el valle sin antes pasar por el spa salino, otro de los reclamos de este lugar, compuesto de un pediluvio y un maniluvio, y que gracias a la concentración salina de estas aguas les proporcionan diversas propiedades terapeúticas. Diversos estudios científicos han demostrado su eficacia para enfermedades inflamatorias y problemas de la piel de este tipo de aguas.

Os animo a todos a  visitar  este lugar, además con tu visita contribuyes al mantenimiento de La Fundación, que es la única propietaria del Valle Salado y su finalidad es recuperar y conservar este paraje garantizando su sostenibilidad. ¡Así que ya sabes!, cuando visites el valle o compres su sal, además de llevarte a casa una sal excepcional estás contribuyendo a que se conserve este paisaje Cultural, único en el mundo.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.