Postres

Tarta de oreo y dulce de leche

No hay nada mas irresistible que una tarta casera, y no sólo por sus ingredientes naturales y la ausencia de químicos industriales, sino por el amor, el cariño y el mimo con los que se prepara. Todo eso se refleja en su resultado y en esta ocasión esos ingredientes los utilicé sin mesura, ya que fue la tarta elegida por mi hijo en su decimocuarto cumpleaños.

Cocinar no es solo mezclar ingredientes y seguir una receta, cocinar es expresarte como si de una lengua se tratase, es interpretar sentimientos y plasmarlos en pequeñas creaciones, es compartir parte de tu «yo». Cuando cocinas para los demás, no sólo se trata de preparar un plato, se trata de agradecimiento, de amor, de compartir.

Cuando comes algo hecho con amor te sientes querido, mimado y eso proporciona una gran felicidad a quien lo prepara y a quien lo recibe.

Por eso con esta tarta quiero rendirle un homenaje, no solamente a mi hijo, sino a todas esas personas que dedican su vida a cocinar para los demás; a las madres, a las abuelas, a los pasteleros por hacernos la vida mas dulce, a los grandes chef por enseñarnos tanto, a todos los que hacen de un alimento una obra de arte, a los que con mucho cariño y pasión nos dedicamos a este mundo blogero.

 

Ingredientes Bizcocho genovés de chocolate:

  • 4 huevos medianos
  • 100 gramos de harina
  • 110 gramos de azúcar
  • 30 gramos de cacao amargo puro sin azúcar
  • 1 pizca de sal

Ingredientes para el almíbar:

  • 150 ml de agua
  • La piel de un limón
  • 100 gramos de azúcar

Ingredientes primer relleno:

  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 1 tableta de chocolate negro para postres (200 gramos)
  • 10 gramos de mantequilla

Ingredientes segundo relleno:

  • 500 ml de nata 35%
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 5 galletas oreo desmenuzadas

Decoración:

  • Galletas oreo grandes y pequeñas

 

Preparación:

  1. El día anterior preparamos el bizcocho genovés de chocolate, para ello precalentamos el horno a 180 ºC calor arriba y abajo, sin ventilador.  Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que nos quede una mezcla espumosa, al menos 10 minutos ya que  tiene que doblar su volumen. Por último tamizamos la harina con el chocolate y vamos mezclando con una espátula suavemente con movimientos de arriba abajo, para que no se baje la mezcla de huevo y azúcar. Ya tenemos todo listo y vertemos en el molde previamente engrasado y enharinado. Introducimos en el horno durante 20 minutos. Dejamos  enfriar y reservamos.
  2. Preparamos el almíbar  de un día para otro ya que lo necesitamos frío, para ello ponemos un cazo al fuego con 150 ml de agua, 100 gramos de azúcar y la piel de un limón. dejaremos a fuego muy suave durante 10 minutos.
  3. Batimos la nata con el azúcar glas hasta que quede firme y reservamos en la nevera.
  4. Del mismo modo preparamos con anterioridad el segundo relleno poniendo la lata de leche condensada a cocer durante 2 horas y media, cuidando que siempre esté cubierta de agua, dejamos enfriar y reservamos. Derretimos el chocolate al baño maría, mientras tanto  batimos el dulce de leche hasta que quede una mezcla cremosa y entonces vertemos el chocolate caliente y la mantequilla. Batimos hasta que quede una crema brillante, debemos prepararla en el momento de montar nuestra tarta ya que enseguida endurece y será mas difícil de manejar.
  5. Comenzamos con el montaje, para ello he preparado una bandeja con una blonda pero he  utilizado papel de horno en trozos colocado ligeramente debajo de la primera capa de bizcocho para que así se mantenga limpia y nos quedé bien presentada, después solo tienes que tirar con suavidad de cada pedazo y ya está. Untamos  con un pincel pastelero la primera base de bizcocho con almíbar, después colocamos la crema de dulce de leche y chocolate, introducimos en la nevera 30 minutos para que coja consistencia y nos permita colocar la segunda base.
  6. Una vez pasado el tiempo de enfriado, colocamos la segunda base, untamos con almíbar ligeramente y distribuimos una capa fina de  nata montada, por encima le ponemos cinco galletas Oreo desmenuzadas y con ayuda de una manga pastelera distribuimos el resto de la nata. Terminamos con la ultima capa de bizcocho que hemos untado previamente con almíbar .
  7. Con ayuda de una espátula recubrimos los bordes de la tarta con la crema de chocolate alcanzando también un par de centímetros de la base, el resto lo tapamos con galletas oreo desmenuzadas, quitamos con mucho cuidado el papel de horno que protegía la blonda y procedemos al acabado final. 
  8. Para el toque final he puesto unos montículos de nata donde he colocado unas galletas oreo jugando con los tamaños y ha quedado así de apetitosa.

Espero que te animes a prepararla, ¡está deliciosa!. Además será un éxito seguro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.