Nuestros panes, Somos lo que comemos

El pan

Algo tan cotidiano  como ir a la panadería se ha convertido hoy en día en toda una aventura. Nunca sabes con lo que te vas a encontrar, esta sociedad que se ha afanado en la sofisticación, lo ha hecho también con el humilde pan. Y  ahí comienza el problema, demasiadas preguntas sin respuesta, ¿ Puede un pan comprase a un precio por debajo del coste?¿Qué hay dentro del pan?,  ¿Dónde se cultivó la harina con la que se ha elaborado?, ¿Cómo sé si el pan que compro lleva grasa o no?……….. son cientos de preguntas que me hago cada día e imagino que a muchos de vosotros os pasará igual. Antiguamente el pan era elaborado por los núcleos familiares y poco a poco fueron surgiendo las panaderías. En esos tiempos se utilizaba trigo de buena calidad, pero hoy en día el trigo no se elige por su valor nutritivo sino por sus propiedades funcionales que facilitan la elaboración del pan. La variedad de trigo utilizada actualmente  tiene un alto contenido en gluten y eso sea quizás lo que está produciendo tantos trastornos digestivos y enfermedades como la celiaquía.

El pan es un alimento tan antiguo que ha vivido siempre entre nosotros. Se sabe que los Egipcios ya elaboraban pan, ellos lo consideraban como una moneda, también se ha encontrado pan en las ruinas de Pompeya y en Roma donde existían hornos públicos. Con la caída del Imperio Romano empieza a escasear el trigo  en casi toda Europa,  las exportaciones hacia el norte desaparecen y eso da lugar a que  países como Escandinavia, empezaron  a elaborar panes de centeno y cebada, que todavía conservan en su tradición culinaria.

Si los Egipcios y los Romanos elaboraban pan con muchos menos medios de los que tenemos hoy en día, nosotros también podemos hacerlo, creo firmemente que debería ser una asignatura obligatoria en las escuelas. Por eso voy a empezar un viaje por todo el mundo, saboreando sus panes tradicionales, ese  alimento olvidado y poco valorado al que tanto debemos todas las civilizaciones y que ahora se está demonizando. Estás invitado a venir conmigo, ES GRATIS y apenas necesitas equipaje, solamente una maleta con muchas ganas, unos kilos de ilusión y una buena porción de paciencia. Como ves, vamos ligeros de equipaje, un viaje sin prisa pero sin pausa, escuchando a los grandes maestros panaderos, que son los que realmente saben de pan. ¡Aprenderemos juntos!

¡Anímate!, no tienes nada que perder.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.