Castilla y León

Las Mèdulas (El Bierzo)

Hoy visitamos Las Médulas, unas antiguas minas de oro de la época romana. El trabajo realizado para su explotación supuso  una  agresión para el medio ambiente, pero ello hace que hoy en día podamos contemplar este bellísimo paisaje, incomparable con ningún otro. Para todos aquellos que no las conocen , recomiendo encarecidamente que las visiten, ya que además de ser Patrimonio de la Humanidad, yo lo clasificaría también como «Patrimonio Gastronómico».

Hemos realizado una ruta guiada de 3 km., donde visitamos una de las últimas galerías  que se mantuvieron activas  en la época romana, un paseo precioso entre una arboleda donde predominaban los castaños, muy interesante históricamente hablando, pero como este blog trata sobre gastronomía, además de culturizarnos en este viaje no podíamos dejar de probar los productos típicos del Bierzo.

Su producto estrella es el Botillo, un embutido que se elabora con diversas partes del cerdo, como ingredientes principales se usan la costilla y el rabo, aunque también puede llevar lengua, huesos de espinazo……. todas estas carnes se adoban y se embuten en tripas gruesas, después se procede a su ahumado y secado. Este embutido se consume cocido con patatas y berza, claro todo ello regado con un buen vino de la tierra.

Habíamos reservado, casi por casualidad, en O Palleiro do pe do forno, y digo por casualidad porque al llamar por teléfono nos informaron que los lunes es su día de descanso, pero su dueña desde el primer momento fue tan amable, que no le importó recibirnos, y digo recibirnos porque así fue como nos sentimos cuando conocimos a Isabel, la dueña del O Palleiro. Para este lugar me faltan palabras, ha sido un gran descubrimiento, es de esos lugares en los que tienes la sensación de haber estado antes, es como volver a casa. Un lugar precioso que ha reformado transformando un antiguo pajar en un bonito restaurante, conservan la antigua techumbre de madera que lo hace mucho más acogedor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De entrantes pedimos unas cestitas de setas, lacón con pimientos y un revuelto de cecina, a cual de los tres platos más sabrosos. El cariño con el que se cocinan los platos es un ingrediente que no se compra en ningún mercado del mundo y eso marca la diferencia entre un buen plato y un plato que además te transmita sensaciones, y en este caso el ingrediente predominaba generosamente. De segundo plato, como no podía ser de otra forma, encargamos un Botillo y degustamos un plato que prepara Isabel «Lomo a la Romana», un receta que ella ha recuperado y adaptado de los antiguos escritos de Apicio*, haciendo honor con ello, al legado romano de esta tierra. Para coronar el menú unos postres caseros que estaban espectaculares, en especial el pudin de castañas y la tarta de nueces y para poner fin a esta «Romanada», nunca mejor dicho, un licor casero de hierbas que nos sentó de maravilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ha sido una experiencia inmejorable; buena comida, buen trato, un paisaje espectacular y una compañía insuperable.

Si viajais por la zona, no podéis dejar de pasar por allí, además de restaurante es una casa rural, todo ello situado en un entorno privilegiado, que por si fuera poco, tiene algo muy difícil de encontrar en estos tiempos, las  3 B, Bueno, Bonito y Barato.

Gracias Isabel por tu atención.

*Marco Gavio Apicio fue un gastrónomo romano del siglo I

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.