Cantabria

Bàrcena Mayor

Un pueblo de postal; calles empedradas, balconadas de madera y un ambiente bucólico que sólo podrías imaginar en un cuento. Así es Bárcena Mayor, un pueblecito de Cantabria a 495 metros de altura de una belleza espectacular que se hace más patente en estos días de primavera con el verdor en toda su plenitud, en los que todavía se puede escuchar el rumor del joven río Argoza, cuyas aguas discurren atravesando el pueblo.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1979 y entrando en el selecto club de los Pueblos más bonitos de España en el año 2015. A la entrada del pueblo os encontraréis con un aparcamiento para dejar el coche, ya que en el pueblo está prohibido aparcar.

A la hora de comer su oferta gastronómica camina de la mano de su belleza, en el pueblo hay una gran oferta con varios restaurantes donde se pueden degustar menús típicos de la zona a precios muy razonables. El Rio Argoza, con mas de treinta años, es el más antiguo, junto con El Puente del rio Argoza al final del pueblo, pero claro…… teníamos que elegir uno y en esta ocasión nos decantamos por el restaurante La Solana. En este restaurante te ofrecen dos menús con varias opciones, uno de 12 euros, con 6 primeros a elegir, 5 segundos, postre casero, pan, agua y vino y otro menú de 20 euros con 6 primeros, 6 segundos, postre casero, agua, pan y Rioja Crianza o sidra,  en esta opción de menú lo que cambia significativamente es la oferta de los segundos platos ya que por ejemplo incluye  lechazo al horno, y chuleta de Tudanca*.

Èramos dos adultos y un niño, así que optamos por dos menus de 20 euros y uno de 12. Los primeros platos deliciosos además de contundentes; alubias con chorizo, cocido montañés y fabada con venado, algo muy típico de los restaurantes Cántabros es que te dejan la cazuela y tu mismo te sirves la cantidad que desees , puedes repetir sin problema, así que os podeis imaginar, por un momento pensamos que era imposible seguir comiendo, pero los segundos platos eran una provocación, pedimos una chuleta de Tudanca, lechazo al horno y filete de ternera, estaba todo riquísimo y para coronar esta excelente comilona no podían faltar unos postres caseros, hago una mención especial al flan de queso, del que me enamoré literalmente.

20170408_162710
Caprice de Dieux

Un establecimiento muy  recomendable, no sólo por su comida, sino por la calidez de su personal en un entorno increíble.

Ahora obligatoriamente había que bajar la comida, así que siguiendo la recomendación del camarero que nos atendió, cruzamos el puente que está al final del pueblo y  aproximadamente a dos kilómetros de una ruta bellísima entre árboles  te encuentras con una campa que  antiguamente se dedicaba a la acampada y que ahora está provista de unas barbacoas, un sitio estupendo para pasar una tarde    con niños. Continuando por ese camino te encuentras algunas pozas que son una maravilla para darse un baño en los días de calor.

Ha sido un descubrimiento muy agradable y segurísimo que volveremos.

*La Tudanca es una raza bovina española autóctona de la zona occidental de Cantabria. Hay una producción muy reducida y es una carne que destaca por su sabor y calidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.